(PDF) SALINIDAD Y AGUAS SUBTERRÁNEAS

May 31, 2018 | Author: Anonymous | Category: Documents
Share Embed


Short Description

Feb 9, 2018 - responder a la diferente densidad entre el agua salina y el agua dulce, a la componente vertical ... por e...

Description

Hidrogeología emergente. FCIHS 2016. ISBN 978-84-921469-2-5

SALINIDAD Y AGUAS SUBTERRÁNEAS

Fidel RIBERA URENDA* (*) Doctor en Ciencias Geológicas. Director del Curso Internacional de Hidrología Subterránea (CIHS). Provença 102, 6ª planta. 08029 Barcelona. www.fcihs.org. [email protected]

1.- INTRODUCCIÓN El agua en forma líquida es un compuesto con una gran capacidad para disolver sales que inicialmente se hallaban en fase sólida e incorporarlas al medio acuoso. De esta forma, es muy común que encontremos en ella una variada, en número y magnitud, concentración de compuestos inorgánicos en forma iónica que en conjunto definen su salinidad. La cantidad de iones disueltos puede ser analizada en un laboratorio o interpolada a partir de la capacidad del agua de transmitir corriente eléctrica y, en este caso, hablamos de la salinidad en términos de conductividad eléctrica (normalmente en miliS/cm o microS/cm) normalizada a una temperatura determinada (usualmente, 20 ó 25ºC). Del mismo modo, aunque la salinidad es la suma de la totalidad de los iones inorgánicos disueltos, en la naturaleza, la mayor contribución a dicho valor la realizan los compuestos mayoritarios: Na+, Ca2+ , Mg2+ , K+ , SO4 2- , CO32- o HCO3- y en determinados acuíferos, el NO3 . Uno de los aspectos más significativos que controlan la secuencia de aparición o desaparición (precipitación) de estos iones en el medio acuoso y también en el registro geológico es su producto de solubilidad y el efecto del ión común. De esta forma, es usual encontrar en la naturaleza secuencias mineralógicas muy similares a las que se producirían en un proceso de evaporación del agua marina: Calcita (CaCO3) > Yeso (CaSO4.2H2O) > Halita (NaCl) > Kieserita (MgSO4.H2O) > Polihalita (K2Ca2Mg(SO4)4 > Carnalita (KMgCl3.6H20) > Bromuros (XBr) > Silvita (KCl) La salinidad de los mares, lagos ríos o acuíferos puede tener un origen natural, relacionado fundamentalmente con su estructura geológica, su secuencia sedimentológica o su contexto climático o tener un origen antropogénico, incorporándose al agua partir de vertidos o lixiviados de todo tipo. En el caso de los acuíferos, sus características específicas provocan que, a nivel global se pueda considerar usual la existencia de procesos de salinización natural de sus aguas, que posteriormente se verifican en sus descargas, en formas de fuentes, lagos o humedales salinos. En muchos ecosistemas, el exceso de salinidad es un factor que limita la supervivencia de organismos de agua dulce, generando efectos negativos de tipo económico y para la salud

97

Salinidad y aguas subterráneas · F. Ribera

(Cañedo-Argüelles et al., 2013). En otros, como los humedales o lagos salinos es parte consustancial de su desarrollo como ecosistema (Heredia et al., 2009). Asimismo, la salinización por ascenso capilar del agua de los acuíferos con una elevada concentración de iones disueltos (especialmente sodio o cloruro, aunque también elementos minoritarios como el boro) hacia la superficie, a partir de procesos de evapotranspiración provoca la pérdida de productividad vegetal o agrícola de extensos territorios o modificaciones en la futura gestión de los terrenos (DLWC, 2002). La profundidad del agua subterránea suele relacionarse directamente con la salinidad de la misma y, en paralelo, con la viabilidad técnica o el coste del abastecimiento y riego con agua subterránea está fuertemente condicionado por su salinidad. Por ello, la explotación de agua para abastecimiento se realiza preferentemente entre los 0 y 500 m de profundidad, donde los acuíferos suelen todavía presentar concentraciones bajas o moderadas de sales, teniendo en cuenta que los valores-guía de la Unión Europea de conductividad eléctrica de las aguas para consumo humano se han fijado en unos 650 microS/cm. Sin embargo, bajo determinadas condiciones hidrogeológicas naturales (elevados tiempos de residencia, muy bajos gradientes hidrogeológicos, existencia de fracturas que conecten niveles a profundidades diversas, variaciones locales en el grado de confinamiento o litologías favorables a la disolución) pueden existir aguas muy salinas incluso en bajas profundidades y que superan ampliamente dicho valor. Con todo, en numerosas ocasiones, la salinidad no afecta a todo el espesor de una unidad hidrogeológica, sino que se limita a niveles concretos o una franja vertical, que puede responder a la diferente densidad entre el agua salina y el agua dulce, a la componente vertical descendente de la recarga por lluvia o a la existencia de barreras verticales de baja permeabilidad de dimensiones variables entre los niveles acuíferos del sistema (en definitiva, su heterogeneidad). Debido al amplio rango de concentraciones que puede experimentar un agua natural, existe una clasificación de las mismas en función de su salinidad (Venice System, 1959). Éstas pueden discriminarse en aguas dulces (con valores de salinidad total 40 g/L H2O). En paralelo, Freeze & Cherry (En van Weert, 2012) clasifican las aguas en dulces (0-1.000 TSD, mg/L), salobres (1.000-10.000 TSD, mg/L), salinas (10.000100.000 TSD, mg/L) y salmueras (>100.000 TSD mg/L), Existe asimismo una relación general entre el TSD y la Conductividad Eléctrica (CE), de forma que, para valores de CE
View more...

Comments

Copyright © 2017 DOCIT Inc.