(PDF) Guía fácil de la participación ciudadana : manual de gestión ...

July 5, 2018 | Author: Anonymous | Category: Documents
Share Embed


Short Description

PDF | Obra que presenta los elementos indispensables que el ciudadano de España requiere para estar en condiciones de d...

Description

. Guía fácil de la participación. Tomás Alberich

Tomás Alberich Nistal

GUÍA fácil DE LA

PARTICIPACIÓN CIUDADANA Manual de Gestión para el fomento de la participación en ayuntamientos y asociaciones Con la colaboración de Antonio de Juana Mínguez y Juan Manuel López Rubio

2ª Edición (actualizada y ampliada)

Dykinson, S.L. REF. LIBRO: ISBN: 978-84-9031-120-2 CLAVE: L Páginas 233 Fecha: 2012 Editorial: DYKINSON. Lugar de publicación: MADRID

1

. Guía fácil de la participación. Tomás Alberich

Dedicada a los nuevos movimientos sociales de indignados que, desde mayo de 2011, han sabido reivindicar, practicar y reinventar nuevas formas de participación ciudadana.

2

. Guía fácil de la participación. Tomás Alberich

ÍNDICE Presentación Prólogo de Tomás R. Villasante Prólogo de Ezequiel Ander-Egg. Capítulo 1. EL CONCEPTO DE PARTICIPACIÓN CIUDADANA Capítulo 2. MARCO LEGAL DE LA PARTICIPACIÓN Y SU DESARROLLO EN EL ÁMBITO LOCAL 2.1 La Constitución Española de 1978. 2.2 Derechos de los ciudadanos en su relación con la Administración. 2.3 Ley del Voluntariado. 2.4 Ley Orgánica Reguladora del Derecho de Asociación. 2.5 Ley General de Subvenciones. 2.6 La Administración Local. Qué es un Ayuntamiento. 2.7 Ley Reguladora de las Bases de Régimen (LRBRL) y sus reformas. 2.8 Reglamento de Organización, Funcionamiento y Régimen Jurídico de las Entidades Locales (ROF). 2.9 Leyes autonómicas. El ejemplo de la Ley de Administración Local de la Comunidad de Madrid. Capítulo 3. NIVELES, FORMAS Y ACTORES DE LA PARTICIPACIÓN Participación es muchas cosas pero no todas significan lo mismo. 3.1. Los tres niveles básicos de la participación. 3.2. Los Actores de la Participación ¿Qué Asociaciones y Movimientos Sociales? Capítulo 4. FOMENTAR LA PARTICIPACIÓN: UN NUEVO DECÁLOGO PARA LA PARTICIPACIÓN CIUDADANA Ejemplos de buenas prácticas. Quince propuestas para el fomento de la Participación: 4.1. Descentralización 4.2. Información. 4.3. Subvenciones y Cesión de Recursos. Asesoramiento, Formación e Investigación. 4.4. Consulta y Debate. Asamblea General Informativa. Audiencia Pública. 4.5. Consulta Popular. Referéndum. 4.6. Consejos municipales (sectoriales y territoriales). 4.7. Participación en la Gestión. Cogestión o gestión colegiada. 4.8. Órganos autónomos. Patronato o Instituto municipal. Empresas públicas y consorcios. 4.9. Las Comisiones Informativas. 4.10. Iniciativa Ciudadana o Popular. 4.11. Jurados Ciudadanos. Núcleos de Intervención Participativa 4.12. Participación en medios de comunicación. 4.13. Centros de Interés y creación de Plataformas. 4.14. Consejo General de Participación. El Consejo de la Ciudad. 4.15. Planificación y elaboración de reglamentos de participación. Capítulo 5. EL PRESUPUESTO MUNICIPAL Y LOS PRESUPUESTOS PARTICIPATIVOS

3

. Guía fácil de la participación. Tomás Alberich

5.1. Legislación. 5.2. Los Presupuestos Participativos. 5.3. Presupuesto Participativo en un Pueblo o pequeña Ciudad. 5.4. Presupuesto Participativo en una Ciudad. 5.5. Presupuesto Participativo en una Metrópoli o Ciudad-Región. 5.6. Anexo (Lectura.). Capítulo 6. CONCEJALÍA DE PARTICIPACIÓN Y PLAN DE FORMACIÓN MUNICIPAL 6.1. Áreas y Programas de Participación Ciudadana. 6.2. El Plan de Formación. Capítulo 7. LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN 7.1. Marco teórico y legislativo. 7.2. La Radio Municipal. 7.3. La TV local. 7.4. La Revista Municipal. 7.5. Internet y Web 2.0, de la brecha digital al ciberactivismo. Capítulo 8. CULTURA Y GESTIÓN MUNICIPAL GLOBAL 8.1. Gestión cultural. 8.2. Propuesta para una actuación global: las macroáreas de servicios y los programas integrales. 8.3. Los centros cívicos y culturales: hacia una gestión social de lo público. 8.4. Conclusiones y propuestas sobre Gestión Cultural. Capítulo 9. EL REGLAMENTO MUNICIPAL DE PARTICIPACIÓN Capítulo 10. EL NO A LA PARTICIPACIÓN Esa cosa lenta y farragosa llamada participación ciudadana. Manual de Defensa. Capítulo 11. LA PARTICIPACIÓN EN EL DESARROLLO LOCAL, LA AGENDA 21 Y LA INVESTIGACION-ACCIÓN PARTICIPATIVA 11.1. El Desarrollo Local. 11. 2. El Desarrollo sostenible. La Agenda Local 21. 11.3. La Investigación - Acción Participativa en la elaboración de un Plan Integral. Capítulo 12. EVALUACIÓN E INDICADORES SOBRE DEMOCRACIA, PARTICIPACIÓN Y ASOCIACIONISMO 12. 1. Planificación, evaluación e indicadores. 12. 2. Propuesta de decálogo de indicadores. - BIBLIOGRAFÍA

4

. Guía fácil de la participación. Tomás Alberich

PRESENTACIÓN El presente libro se concibió en la misma línea de la obra Guía Fácil de Asociaciones, Manual de Gestión para la creación, desarrollo y dinamización de entidades no lucrativas (Madrid 2006, 4ª edición, Ed. Dykinson). Pensando en la necesidad existente en asociaciones y entes locales de recoger lo relacionado con la participación ciudadana, que es mucho más de lo ya planteado en el anterior libro desde un punto de vista sólo de la gestión de asociaciones. Pero se debe tener en cuenta que hay definiciones y conceptos relacionados con el asociacionismo y el mundo asociativo que no se incluyen en esta obra porque ya lo están en la citada. En algunas ocasiones se dan citas de cada tema respecto de la anterior pero también en otros casos se repiten aquí conceptos o referencias legales para su más fácil lectura. Toda la obra tiene un sentido práctico, con un lenguaje, esperamos, comprensible. Los apartados de ejemplos y buenas prácticas son complementarios y de menor extensión que lo dedicado a servir de Guía. Porque, aunque las citas de buenas prácticas son las que han servido para su realización, lo que se pretende con esta obra es facilitar, de forma fácil y directa, el cómo poner en marcha procesos de participación en nuestro municipio, sin perdernos, ni en los vericuetos legales, ni en el relato de las extensas e interesantes actuaciones llevadas a cabo en muchos municipios españoles que, insistimos, a pesar de su interés, desdibujarían el sentido de Manual de Gestión de la presente. Se trata, por tanto, de divulgar solo lo más esencial de las buenas prácticas, enseñando o mostrando de forma simple como se pueden realizar y las principales dificultades que nos podemos encontrar. Pero se trata de divulgar, no de vulgarizar con recetas; por lo que, aunque en algunos casos las propuestas puedan ser esquemáticas, es necesario incluir algunas referencias legales. Su ámbito de aplicación directa es el conjunto del Estado español, ya que todas las referencias a la legislación son a las de ámbito estatal, salvo que se indique explícitamente lo contrario. Eso no evitará que, en algunos temas y como se señala en la obra, si se quiere conocer la normativa a aplicar en cada caso sea necesario indagar también en cada Comunidad Autónoma sobre si hay legislación específica. En cualquier caso y dado que la legislación básica de ámbito local es estatal, las propuestas prácticas siempre servirán de estudio y ejemplo para los más de ocho mil municipios españoles y para las otras entidades locales. También decir que muchas de las experiencias tienen, o han tenido ya, una clara inspiración e influencia internacional. La base y explicaciones jurídicas de cada apartado pueden ser amplias, por lo que se ha tratado de utilizar un lenguaje lo más comprensivo y sencillo posible. Si en el capítulo 1 nos introducimos en los conceptos básicos relacionados con la participación, el capítulo 2 se dedica específicamente a explicar qué es un Ayuntamiento y a las principales leyes y normativas que afectan a la participación a nivel local. Aunque, como hemos indicado, en todos los capítulos se realizan referencias directas a los textos legales vigentes. Los temas del resto de los capítulos se deducen directamente por su titulación y por las denominaciones de cada subcapítulo o apartado (todos recogidos en el índice). Sólo destacar aquí el capítulo 4, que se construye como un resumen propositivo de toda la obra, útil para lectores experimentados y con prisa. Y el 5, centrado en los presupuestos participativos, que por su importancia es algo más extenso que el de otras propuestas.

5

. Guía fácil de la participación. Tomás Alberich

En esta segunda edición (y después de casi ocho años desde la primera) se ha procedido a una revisión y actualización completa de la anterior, agotada hace tiempo. Sí señalar que son pocos los preceptos legales nuevos relativos a la participación ciudadana. La participación en los asuntos públicos es uno de esos temas sobre los que se habla mucho pero se ejecuta poco. Su actualidad la vemos presente en asuntos tan dispares como las movilizaciones recientes de indignados del 15M, reivindicando democracia participativa, o los debates sobre la participación en las convocatorias electorales (aumento de la abstención,…). Agradecimientos Terminar esta breve presentación con mi agradecimiento a todas las personas, asociaciones e instituciones que han hecho posible este libro y que se citan a lo largo de sus capítulos, a todos los autores de las obras de la bibliografía que han aportado sus análisis y sugerencias para fomentar la participación ciudadana, y muy especialmente a los colaboradores y prologuistas. Y para esta segunda edición agradecer a las trabajadoras sociales Teresa Amezcua y Beatriz Ortega por sus sugerencias y por su paciencia en la revisión y corrección de textos. Y a tantas otras personas que, aunque no se citen (y que me perdonen por ello), me han animado durante tantos años a seguir trabajando en el tema de la participación.

Tomás Alberich, 2012

6

. Guía fácil de la participación. Tomás Alberich

PRÓLOGOS

TOMÁS R. VILLASANTE PROPUESTAS DESDE LOS PRESUPUESTOS PARTICIPATIVOS Y LA PARTICIPACIÓN CIUDADANA PARA CONSTRUIR UNA NUEVA FORMA DE HACER POLÍTICA Desde hace más de una década, en varios municipios y en diferentes estados, se viene debatiendo sobre los Presupuestos Participativos. Si bien todas las experiencias y buenas prácticas de participación ciudadana son interesantes (y esta obra es una buena muestra), es en torno a la participación en los presupuestos donde más claramente se están planteando nuevas formas de hacer política. Aplicable a otras actuaciones participativas (como la elaboración de planes integrales) se construyen procesos que promueven: 1. Una democracia transparente: Se trata de superar las reuniones de los despachos y las relaciones bilaterales entre cada partido y las asociaciones, para pasar a unas relaciones horizontales y de mayor transparencia entre las asociaciones y también con los no asociados de la zona o del tema que se esté planteando. Es decir, una nueva cultura no corporativista, basada en el universalismo de las redes sociales, en el debate de las propuestas por sí mismas, más que en la delegación. Propuestas concretas para hacer al año siguiente, y la supervisión de este proceso. 2. Una democracia pedagógica: Más allá de las luchas mediáticas y propagandísticas de los programas se pasa a la auto-formación cívica de los participantes, para que sean ellos los que vayan decidiendo en lo concreto, teniendo en cuenta tanto los límites de los presupuestos como la solidaridad con los menos favorecidos. Se trabaja en los talleres participativos de los barrios con los “grupos motores”, y en “caravanas” que visitan cada barrio y cada propuesta sectorial. 3. Una democracia solidaria: Pasar del asistencialismo con sectores sociales tradicionalmente excluidos (mujeres, jóvenes, inmigrantes, etc.) a cuotas que permitan una presencia activa de las iniciativas de base, y que estas sean propuestas, defendidas y supervisadas por los delegados de estos sectores ante el conjunto de la ciudadanía. Se puede de esta manera potenciar positivamente el debate y acuerdos desde las perspectivas de género, desde lo intergeneracional y desde lo intercultural. 4. Una democracia operativa: Se trata de bajar a las propuestas concretas y operativas, desde las promesas y grandes discursos que se suelen pronunciar en las campañas electorales. En estas

7

. Guía fácil de la participación. Tomás Alberich

asambleas hay que hablar de criterios y prioridades jerarquizados y no de todo lo que nos gustaría tener. Se hacen propuestas de obras muy concretas para realizar al año siguiente y de las partidas presupuestarias que se va a aprobar y supervisar por los delegados de cada obra. 5. Una democracia creativa: La agenda de cuestiones a discutir y proponer no la hacen ni los medios de comunicación ni los políticos, sino que descentralizadamente surge de las iniciativas de cualquier grupo o ciudadano, que quiera acudir al proceso. Es la labor de los grupos motores de iniciativas, y de los técnicos que les apoyan, el poner en la agenda de los medios de comunicación y de los políticos lo que vaya surgiendo de las bases, tanto si es una recogida de firmas de unos particulares, como la realización de un Plan integral de un barrio, o una propuesta sectorial para toda la ciudad. 6. Una democracia instituyente: Más allá de los reglamentos otorgados por los poderes a las asociaciones, se pasa a los auto-reglamentos revisables y a los delegados revocables, cada año, y para cada tarea concreta. A la democracia instituida le sale una dinamización que le mete cada año energía nueva, tratando de dejar los debates personalistas o partidistas fuera de juego, y complementando (y desbordando a veces) los viejos usos que se suelen criticar de las democracias anquilosadas.

Tomás Rodríguez-Villasante (Red de Posgrados sobre Investigación Participativa y Desarrollo Local, 2004)

8

. Guía fácil de la participación. Tomás Alberich

EZEQUIEL ANDER-EGG Tomás Alberich tuvo la gentileza de invitarme para escribir algunas palabras de presentación de su libro Guía fácil de la Participación Ciudadana. Lo he aceptado gustosamente por un doble motivo: porque conozco al autor y su larga trayectoria por desarrollar una concepción realista y práctica de la participación (y de lo que tal participación significa e implica como opción política e ideológica). Una segunda razón es mi interés personal por este tema: a comienzos de los años sesenta como Director de Desarrollo de la Comunidad en Argentina y, desde 1964 como Consultor para América Latina en ese tipo de programas, mi preocupación central fue encontrar formas de generar procesos de participación popular. Parecida inquietud tuve en algunas tareas realizadas en 4 países europeos: España, Francia, Finlandia y Yugoslavia. Aludo a esta última circunstancia, porque la primera idea que me surgió y me sugirió la lectura del libro de Tomás, fue comparar la abundante información bibliográfica y documental que recogí sobre el tema de la participación (especialmente en su concepción y su práctica) con la concepción que subyace en el libro que el lector tiene en sus manos. El resultado de mi comparación/contrastación puedo resumirlo en lo siguiente: Un porcentaje muy elevado de lo que se ha escrito sobre el tema no sirve para nada, simplemente porque se trata de autores (algunos de ellos académicos puros) que nunca formaron parte de ninguna asociación o movimiento social, no han tenido ningún tipo de militancia, ni formaron parte de equipos que promovían algún tipo de participación popular (que no confundo con la participación ciudadana). En el libro de Tomás Alberich –excluyendo expresamente los capítulos 2 y 4 – encuentro el intelectual que piensa más la realidad que los libros a diferencia de esos papagayos culturales, a los que he aludido y en los que abundan los textos sin contexto. Son los que pretenden iluminar la realidad desde las puras elucubraciones abstractas. Cuando son sociólogos, transforman a su disciplina en una especie de geometría del espacio social; olvidan que la teoría no es para conceptuar conceptos, sino para iluminar la realidad y las prácticas sociales. Esta nota característica y saliente del libro de Tomás, es lo que debe de invitar a su lectura tanto a los trabajadores sociales, como a los animadores culturales y a los educadores sociales. En esta obra es posible encontrar “las buenas prácticas, enseñando a mostrar de forma simple como se pueden realizar”, según la expresa intención del autor. Como quien escribe un prólogo no debe meter mucho “rollo” escojo un solo tema del libro para hacer una breve consideración: es el referente al concepto de participación ciudadana. Todos tenemos una percepción selectiva en lo que leemos y en lo que vemos. No pude escapar a ello mientras leía el libro, habida cuenta que este capítulo me iluminó y ayudó para afrontar uno de los problemas prácticos que tengo entre manos, como es la tarea de asesorar a algunos ayuntamientos para la puesta en marcha de proyectos de ciudades educadoras. Alberich no trata esta cuestión pero sugiere muchas ideas para este tipo de proyectos.

9

. Guía fácil de la participación. Tomás Alberich

La democracia, por su misma naturaleza, supone y exige participación ciudadana, pero he aquí, que la gran paradoja o ironía de la democracia en nuestros días es que:  

Siendo considerada en cuanto régimen político, la mejor garantía para que se respeten los derechos humanos y Siendo aceptada de manera casi universal, como la única forma de gobierno legítimo, no puede practicarse, sino de manera limitada.

Algunos dicen que es inviable (por las razones que luego señalamos). Personalmente prefiero decir: la democracia es difícil de realizarse en los países por los condicionamientos que sufren, pero hay resquicios para llevarlo a la práctica, especialmente a nivel local (municipal). ¿Cómo podríamos explicar esta paradoja o ironía? Detrás de todo esto hay un hecho condicionante: la globalización neoliberal en la que estamos “atrapados”. Globalización claramente asincrónica en la que unos globalizan y otros son globalizados, como consecuencia de ello, el poder de decisión de los Estados es una ficción y esto por una razón básica: 



El Mercado gobierna, pero un mercado sin sociedad, sin ciudadanos; actúa como ignorando la existencia de seres humanos, salvo en la dimensión de consumidores. Los gobiernos gestionan: deciden condicionados y a veces claramente presionados por los verdaderos amos del mundo, casi siempre prescindiendo totalmente de lo que quiere el pueblo.

En este contexto de obstáculos y dificultades, tiene que realizarse la participación ciudadana sin la cual no hay democracia. Participación que supone la existencia de una “ciudadanía real”, no de una ciudadanía “simbólica” y esto exige superar lo que Adela Cortina llama el “vicio de la pasividad”. Esto es precisamente lo que nos enseña Alberich para lograr el tránsito de las diferentes formas de pasividad y dependencias, al protagonismo ciudadano; de la resignación y pasividad a la realización de acciones impregnadas por la esperanza de cambiar; esa esperanza que, como diría Borges es “olorcito del porvenir”. Cuando Alberich nos dice que “la participación de los ciudadanos es lo que nos indica la temperatura democrática”, nos pone también de relieve que la apoliticidad es una forma de irresponsabilidad encubierta y que la despreocupación por la política es una manifestación de irresponsabilidad cívica. Con su sentido práctico, Alberich nos indica los resquicios desde donde podemos ir construyendo una ciudadanía activa que es el Municipio. Son los intersticios donde no pueden dominarnos los verdaderos amos del mundo: las multinacionales, los grandes grupos financieros, el país (Estados Unidos) que tiene el poder hegemónico y los organismos internacionales más nefastos y que jamás hayan existido como FMI, BM principalmente y en menor medida la OMC. Es en estas acciones desde lo local, en donde movimientos y redes sociales, articulados con los ayuntamientos, permiten ir construyendo micro utopías, cuando el

10

. Guía fácil de la participación. Tomás Alberich

pensamiento único pretende adormecernos en la resignación y la pasividad. Tomás: ¡Gracias porque con tu aporte también nos muestras que la utopía no ha muerto y que el pensamiento utópico es dialogar con lo que todavía no es pero que puede ser!. Ezequiel Ander-Egg (2004).

11

View more...

Comments

Copyright © 2017 DOCIT Inc.