HONGOS MICROSCOPICOS

July 6, 2018 | Author: Anonymous | Category: Documents
Share Embed


Short Description

Ya que los hongos microscópicos son unicelulares como las levaduras o pluricelulares .... Ejemplo: en Mucor o en Rhizop...

Description

INFORME MARTES

13 DE AGOSTO 2013

LABORATORIO VIII HONGOS MICROSCÓPICOS “



INTRODUCCION: La contaminación fúngica de un alimento tiene mucha importancia no tan solo por su acción deteriorante, que pudre y malogra materias primas y productos manufacturados, sino también por la capacidad de algunos hongos para sintetizar gran variedad de microtoxinas, para provocar infecciones e, incluso, para provocar reacciones alérgicas en personas hipersensibles a los antígenos fúngicos. Por estos motivos, para conocer la calidad microbiológica de un producto, es pertinente realizar un recuento de hongos. Ya que los hongos microscópicos son unicelulares como las levaduras o pluricelulares como los mohos, eucariotas. Como su nutrición es heterótrofa necesitan para su nutrición sustancias orgánicas ya elaboradas; la mayoría son saprofitos, por lo que se alimentan de materia en descomposición; de ahí su relevancia dentro del ciclo de la materia. También aparecen individuos como los parásitos (producen enfermedades en el hombre, otros animales y vegetales),y otros simbiontes como los que forman los líquenes. Las células de los hongos suelen presentar una pared formada por quitina y otros compuestos, pero nunca celulosa. También son descomponedores en los ecosistemas (reciclaje de materia orgánica) y además forman parte fundamental en la actividad humana, así es conocido su papel en la alimentación humana, en la agricultura, industria química y enfermedades humanas.

BRIYITH YULEYMI OVALLE AGUILAR

MARCO TEORICO: Desde el inicio de los tiempos, los hongos y el hombre han ido evolucionando conjuntamente a lo largo de la vida. Los hongos han sido utilizados como alimentos, como elementos transformadores de los mismos, para la cura de enfermedades e incluso se han utilizado como sustancias alucinógenas en fiestas y ceremonias religiosas.

Procedentes de las culturas prehistóricas han aparecido vestigios donde ya los pobladores procedentes de estas culturas europeas empleaban los hongos y setas. Los restos arqueológicos descubiertos han permitido rescatar de sus ropas y vestimentas, hongos secos utilizados como base para encender fuego y como alimentos propios, tal es el caso del hombre primitivo hallado congelado en los Alpes Suizos.

Los relatos procedentes de la civilización Micénica hacen unos 3500 años, indican que su propio nombre puede deberse a una seta. La conocida leyenda sobre el héroe griego Perseo dice que su nuevo reino recibió el nombre de Micenas como consecuencia de utilizar una seta como vaso improvisado para calmar su sed.

Los egipcios ya tenían en cuenta a los hongos y podrían haberse sido utilizados con fines rituales, como así lo demuestra una pintura mural egipcia de la tumba del faraón Amenemhet que data de 1450 a. C. y también recogidos en forma molida en vasijas de las tumbas faraónicas, donde se les suponen fines curativos para realizar el gran viaje del muerto hacia la otra vida. Así mismo, producían pan y cerveza en los que sus procesos de fermentación eran consecuencia de la intervención de hongos microscópicos.

BRIYITH YULEYMI OVALLE AGUILAR

Nicander de Colofón, 185 a.C., decía que los hongos se originan del suelo por acción de la lluvia en su libro "Alexifarmaca", constituyendo una de las primeras referencias de la micología. La propia civilización griega, ha dejado múltiples huellas y restos de la presencia y usos de los hongos. El propio Eurípides describe en sus narraciones una intoxicación de varios miembros de una familia por hongos. Teofrasto, filósofo y naturalista, definió a los hongos como plantas imperfectas, exentas de raíces, de hojas, de flores y de frutos. Dioscórides, médico griego del siglo I, propone una separación entre "Fungi esculenti" y "Fungi perniciosi". En el Imperio Romano, ya se empieza a conocer el uso y consumo de los hongos y setas de forma habitual, donde esclavos escogidos realizaban su recolección. Algunas setas de exquisito sabor deben su nombre a la degustación de los propios césares romanos y como prueba de ello recibieron su nombre (Amanita caesarea). Esta especie fue una de sus especies preferidas, habiendo sido descripta por Cicerón, Horacio, Suetonio y Séneca. Su adicción a las mismas, le costó al propio emperador Claudio su muerte, al ser envenenado por su esposa Agripina al intercalar junto a esta seta trozos otra seta mortal (Amanita Phalloides) en el plato que habitualmente consumía. El naturalista romano Plinio el Viejo, establece en sus escritos, las primeras normas para distinguir los hongos comestibles de los venenosos. Las tribus bárbaras del norte de Europa ya utilizaban las setas (Amanita muscaria) como alucinógenos en sus fiestas y ritos religiosos. En civilizaciones como la griega, romana e hindú, se consideraron a los hongos como alimentos sagrados. Durante la Edad Media, periodo comprendido entre el siglo V y el XV, como consecuencia de la enorme influencia religiosa, los conocimientos procedentes de los naturalistas griegos y romanos pasaron al olvido. Esta característica produjo un enorme retraso en el conocimiento de los hongos y aunque no se produjo ningún avance significativo en su conocimiento, sin embargo estuvieron muy presentes en la vida medieval. Su consumo además se vio afectado al aparecer el hongo parásito de los cereales (Claviceps purpúrea).Los alcaloides que contiene este hongo, causan la enfermedad actualmente

BRIYITH YULEYMI OVALLE AGUILAR

denominada Ergotismo, cuyos síntomas son disfunciones en las extremidades que terminan por gangrenar dedos, manos y pies, llegando a provocar la muerte. El principal causante de la enfermedad eran los cereales que contenían este hongo que al ser molidos conjuntamente para hacer la harina del pan, esta se contaminaba y el pan elaborado producía la enfermedad. En este periodo, la separación entre hongos comestibles y venenosos se basa en creencias populares más próximas a actos de brujería que a criterios científicos.  Algunas de estas creencias basaban la toxicidad de algunos hongos de acuerdo a cómo se pudrían, el tipo de lugar donde crecían, el color de los hongos que lo relacionaban con el tipo de efecto que producían o al tipo de árboles sobre los que crecían. Entre los siglos XV y XVI, el Renacimiento permite de nuevo progresar en el conocimiento de los hongos y la aparición de la imprenta ayudó a la difusión de obras relacionadas con hongos tales como "Theatrum fungurum" y "Fungus in Pannonis abservatorum brevis Historia". Era práctica habitual de los médicos como remedio a las intoxicaciones fúngicas recomendar el consumir aromáticos como el ajo, la pimienta y el vino. De esta época se conserva gran cantidad de documentación relativa al aspecto demoníaco de los hongos, vinculados a prácticas mágicas y esotéricas

En el siglo XVI, se tienen conocimientos de los hongos gracias a los escritos del franciscano Fray Bernardino de Sahagún, que en su estancia en Nueva España (México) recopila y recoge información de los libros “Popol Vuh”, "Las antiguas Historias del Quiché", procedente de la cultura Náhuatl que es el libro sagrado de los indios quichés que habitaban Guatemala y al “Chilam Balam”, procedente de la cultura Maya de la península de Yucatán en México. En ambas culturas los hongos tenían un rango elevado y eran considerados comida de dioses y reyes, probablemente debido más a su carácter alucinógeno que por los beneficios alimenticios que obtenían.

BRIYITH YULEYMI OVALLE AGUILAR

Carl von Linné o Linneo, biólogo sueco, clasifica a los seres vivos en diferentes niveles jerárquicos y para los hongos crea un Reino, aunque consideraba a los hongos como extraños al reino vegetal y creía espontánea su generación. Andrea Matthiole,médico y botánico italiano, establece la primera clasificación de las plantas de acuerdo a sus frutos y estudió las intoxicaciones fúngicas recomendando para su cura, vomitivos y lavativas. Jean Ruelle, recoge en su obra De Natura (1536), una compilación de documentos clásicos sobre los hongos con el fin de obtener una mejor clasificación sobre sus características morfológicas y no basada en la comestibilidad de los mismos, tal y como se había hecho fundamentalmente hasta esas fechas. En el siglo XVII, los avances culturales permitieron que en la corte de Luis XIV reaparecieran ligeramente de nuevo los hongos, fundamentalmente por la nobleza, en sus platos de cocina refinada y dejaron de tener definitivamente solamente la consideración de un alimento básico para los pobres. Van Leeuwenhoek fabrica los primeros microscopios, lo cual permite el inicio y desarrollo de los estudios sistemáticos en los hongos y se pudieron conocer los hongos microscópicos, permitiendo con ello el conocimiento de los antibióticos. Durante los siglos XVIII y XIX es cuando la Micología adquiere la categoría de auténtica disciplina científica y comienzan a aparecer los primeros sistemas de clasificación que se vienen utilizando actualmente aunque con diversas modificaciones. En el XVIII, se identifican y definen las esporas y se clasifican los hongos en Basidiomycetos y Ascomycetos. En el XIX (1801) Christiaan Hendrik Persoon, micólogo sudafricano y considerado el padre de la Micología, establece en su tratado la Synopsis Methodica Fungorum la sistemática de los hongos por géneros, adoptando el método linneano para la micología y destacan eminentes micólogos como Jean Baptiste François Pierre Bulliard y Jacob Christian Gottlieb.

BRIYITH YULEYMI OVALLE AGUILAR

El naturalista sueco Elias Fries, otro de los padres de la Micología, es el creador de la moderna taxonomía y sistemática actual de los hongos. Sus publicaciones Systema mycologicum y Elenchus fungorum (1818-1828), han servido para establecer una clasificación por el color de las esporas, conjuntamente con la clasificación de acuerdo al tipo de himenóforo: láminas, poros, pliegues y aguijones, como principales caracteres taxonómicos. Giacomo Bresadola, Lucien Quélet, Charle Tulasne, Jean Louis Emile Boudier, Abbé Bourdont han sido micólogos relevantes que han aportado sus conocimientos mediante sus trabajos sobre la clasificación y el estudio de las setas. Joseph-Henri Léveillé, micólogo francés, considerado como el precursor de la Micológia moderna, es el primero en dar una descripción completa del basidio y del cistidio de los hongos basidiomicetos, estudia su microscopia y comprueba que las esporas maduran en los basidios. Establece la clasificación por los caracteres microscópicos y estudia las reacciones químicas que se producen en los hongos por medio de reactivos químicos. En los siglos XX y XXI, R.H. Whittaker en 1969, separa a los hongos en un reino aparte de las otras formas de tipo vegetal, ya que los hongos no podían ser considerados vegetales. Relevantes micólogos como Roger Heim, Robert Kühner, Henri Romagnesi,  André Marchand, Julius Schäfer, Mehinhard Moser, Rolf Singer, André Maublanc, Marcel Locquin, Albert Pilát y muchos más, han estudiado, clasificado o modificado conceptos sobre toxicidad de distintas especies, desechando creencias populares erróneas, usadas para determinar la comestibilidad de los hongos, además de publicar trabajos de divulgación que permiten clasificar y conocer más sobre los hongos. Los últimos hallazgos que permiten saber la antigüedad de los hongos provienen de fósiles de un hongo foliado cubierto de ámbar procedente de Centroamérica con una edad estimada en 40 millones de años y otro hongo todavía más antiguo también retenido en ámbar de 100 millones de años. Su carácter carnívoro es debido a que se ha podido determinar que el hongo atrapaba a gusanos nematodos por medio de filamentos

BRIYITH YULEYMI OVALLE AGUILAR

pegajosos que estrangulaban a los mismos.

HONGOS PLURICELULARES O MOHOS Los hongos pluricelulares o mohos forman una serie de filamentos o tubos rígidos denominados hifas; dentro de las hifas se encuentra el citoplasma que contiene varios núcleos, y demás organelos: mitocondrias, ribosomas, vacuolas, aparato de Golgi, retículo endoplasmático y lisosomas. Las hifas dan al moho un aspecto algodonoso o de pelusa y pueden ser septadas, es decir, presentar tabiques transversales que separan las células; o septadas o cenocíticas con células multinucleadas. El conjunto de hifas forman un micelio. Existen dos tipos de micelio: vegetativo que crece por toda la superficie del sustrato (suelo, alimento, tejido vegetal) y tiene como función absorber nutrientes del sustrato al penetrar en él y fijar el hongo al sustrato y micelio aéreo o reproductor que produce esporas sexuales y asexuales. Los hongos presentan pared celular compuesta de varias capas constituidas de estructuras amorfas como los mananos (polímeros ramificados de la manosa, los glucanos (polímeros de la glucosa) y por quitina que es un polisacárido estructural que también se encuentra en el exoesqueleto de los artrópodos. La pared celular da la rigidez al hongo y le permite la nutrición absortiva. Los hongos se pueden reproducir por procesos asexuales, sexuales o parasexuales. La forma de reproducción se constituye en un criterio para su clasificación. Los patógenos generalmente se reproducen de forma asexual, aunque algunas especies pueden tener reproducción sexual y asexual, dependiendo de las condiciones ambientales.

Reproducción asexual: Los hongos imperfectos se reproducen asexualmente de tres formas: por BRIYITH YULEYMI OVALLE AGUILAR

fragmentación o fisión, por gemación y por la formación de esporas. En la reproducción asexual no hay conjugación nuclear ni reducción cromática. La reproducción asexual por fragmentación del micelio es una de las formas más sencillas y consiste en la fragmentación, crecimiento y ramificación de las hifas para dar origen una nueva colonia. Este mecanismo se usa en los subcultivos de laboratorio. La Gemación consiste en la formación de una yema en un punto de la célula madre; a medida que la nueva célula hija aumenta de tamaño, se separa de la madre y da lugar posteriormente a nuevas hijas por el mismo mecanismo. Por formación de esporas se presenta con dos opciones: por doble fisión de las hifas que forman células unicelulares de forma cilíndrica denominadas artrosporas las cuales se liberan cuando las hifas se separan para germinar en el medio adecuado; la segunda opción consiste en la fragmentación de las hifas que desarrollan esporas redondas cubiertas por paredes gruesas llamadas clamidosporas resistentes a condiciones adversas como el calor y la desecación. Las esporas presentan diferente forma, tamaño, color y número de células. Son las responsables de dispersar los nuevos individuos. Algunas esporas están diseñadas para resistir condiciones adversas de crecimiento o para proporcionar un periodo de latencia. Algunos hongos producen sólo un tipo de esporas asexuales, mientras otros pueden producir diferentes tipos de esporas.

Tipos de esporas asexuales:

Reproducción asexual del hongo del pan: Rhizopus nigricans modificado

Conidios en Penicillium

Esporangiosporas: BRIYITH YULEYMI OVALLE AGUILAR

Son esporas que se producen dentro de una envoltura denominada esporangio, al romperse el esporangio las esporas salen y al caer en el sustrato adecuado dan origen a nuevas hifas. En este tipo de reproducción el núcleo de la célula madre se divide en varios núcleos, cada uno toma una parte del citoplasma de la célula madre que luego se rodea de una membrana celular, la célula madre se rompe y se liberan varias células hijas. Ejemplo: en Mucor o en Rhizopus nigricans

Conidias:  Son esporas desnudas que se forman en los extremos de las hifas mediante gemación. Ejemplo: en el hongo Aspergillus flavus Reproducción Sexual La reproducción sexual es otra forma de reproducción de los hongos, e implica la unión de 2 núcleos uno donante y otro receptor para formar un núcleo cigótico diploide, que por meiosis origina 4 núcleos haploides. A los hongos con reproducción sexual se los denomina perfectos. La reproducción sexual comprende 3 fases:

1. Plasmogamia:  en ella se unen los dos protoplastos de las hifas y los dos núcleos se reúnen en una sola célula. 2. Cariogamia: fusión de los dos núcleos que se habían reunido en la plasmogamia 3. Meiosis: Se reduce el número de cromososmas, se forman gametos haploides. Después de la fusión de los núcleos de las dos células: hifas o levaduras que comparten el ADN y de ocurrida la meiosis se forman las esporas con características heredadas de cada uno de sus progenitores. Cada espora tiene capacidad para desarrollar una nueva colonia.

Tipos de esporas Sexuales Ascosporas: Son unicelulares, generalmente se desarrollan 4 a 8 dentro una célula denominada asca. BRIYITH YULEYMI OVALLE AGUILAR

Basidiosporas: Unicelulares, se forman en células llamadas basidios en número de 4. Zigosporas:  Son de mayor tamaño con pared celular gruesa se desarrollan al fusionarse dos hifas sexualmente compatibles. Oosporas se forman por la unión de dos células gaméticas, oogonio y anteridio En condiciones óptimas para la germinación, las oosporas dan origen a micelio y esporangios los cuales infectan las plantas.

Reproducción parasexual La reproducción parasexual es un mecanismo raro, en el que las hifas se unen sin fusión nuclear posterior y da lugar a una célula con más de un núcleo funcional y de diferente procedencia genética. En algunas ocasiones pueden conjugarse los núcleos y aparece un núcleo diploide heterocigótico. El hecho comprobado por primera vez en Aspergillus nidulans demuestra que la recombinación genética puede existir sin utilizar las células sexuales.

OBJETIVOS:  

Realizar preparaciones en fresco de distintas especies de mohos Observar la morfología de los hongos

MATERIALES:   Microscopio  Portaobjetos y cubreobjetos muy limpios y desengrasados con alcohol  Aguja enmangada o lanceta  Trozo enmohecido de fruta, papa, queso, pan o polvo de levadura  Solución de azul de lactofenol  Cinta adhesiva transparente. 

BRIYITH YULEYMI OVALLE AGUILAR

ANÁLISIS Y RESULTADOS: PREPARACIÓN EN FRESCO DE MOHOS 1. Colocar sobre un portaobjetos una gota de solución de lactofenol no demasiado grande para evitar que el cubreobjetos flote y la preparación quede demasiado gruesa. Realizar la misma operación en otro portaobjetos que se usará para lavar la muestra. 2. Tomar el material a observar en una mínima cantidad con agujas finas o lancetas procurando arrancarlo desde la base y disponerlo con cuidado sobre la gota de uno de los portaobjetos. Con esta especie de lavado se consigue desprender el exceso de conidios que casi siempre llenan estas preparaciones y que impiden ver lo que realmente interesa, los conidióforos. 3. Transportar el material con la lanceta a la gota del segundo portaobjetos que será ya el definitivo. Si se trata de hongos con picnidios (estructuras globosas tapizadas en su interior por los conidióforos), se aplastarán éstos ligeramente sobre la gota o se seccionarán con un bisturí. 4. Con agujas muy finas se distribuye el material en la gota de manera que no quede amontonado. 5. Colocar el portaobjetos poco a poco y empezando por un lado para evitar que se formen burbujas entre los dos vidrios.

CONCLUSIONES: Esta práctica nos ha parecido bastante interesante, puesto a que no es algo normal ni raro encontrarse en la vida con distintos hongos procedentes de cualquier sitio, tanto de los diferentes alimentos como del suelo o nuestro propio cuerpo. Es una forma divertida de ver y estudiar seres diferentes a nosotros con otras características y otras formas de vida diversas a las de cualquier otro ser.

http://prezi.com/nsnzqrugvwcy/observacion-microscopica-de-hongos/ http://www.slideshare.net/ghelsin/morfologia-y-reproduccion-de-hongos http://atlasdemicologia.blogspot.com/2008/11/1-biologia-de-los-hongos.html

BRIYITH YULEYMI OVALLE AGUILAR

http://www.saberdeciencias.com.ar/index.php/apuntes-de-micologia/160-micologia-hongosmorfologia-reproduccion LIBROS:





CURSO DE BIOLOGÍA (VEGETAL ANIMAL Y HUMANA) UNIVERSIDAD DEL VALLE. CALI- COLOMBIA 1967. COOPER’S LA CÉLULA

BRIYITH YULEYMI OVALLE AGUILAR

View more...

Comments

Copyright © 2017 DOCIT Inc.